¿Está la lectura sobrevalorada?

beneficios-leer

Hoy vengo con ganas de marcha, con ganas de generar polémica de la buena. Hoy te traigo uno de esos artículos que pueden generar debate y que espero que lo hagan. Me parece algo muy sano el compartir ideas y opiniones desde el respeto, aportando datos e información contrastada. Algo (Modo irónico activado) muy común hoy en día en las redes sociales (Modo irónico desactivado). Pero no voy a hablar de si la tortilla de patatas debe tener o no cebolla, no soy tan temerario como para meterme en esas arenas movedizas. Hoy quiero hablar de los (supuestos) beneficios de la lectura.

El porqué de este artículo

Hacía tiempo que me rondaba un pensamiento por la cabeza y no era otro que, quizás, leer no fuera para tanto. Tal vez le estábamos dando mayor importancia a los beneficios de los libros de la que tenían en realidad. Quizás una historia contada de otro modo, en un formato distinto, podría darnos lo mismo. Leer es algo de minorías y por eso, tal vez, quede “guay” decir que leemos libros. Puede que las bondades de leer libros tenga más parte de mito que de realidad.

La polémica Marie Kondo

Y entonces llegó Marie Kondo con su polémica de tener en casa sólo 30 libros y desató la locura en redes sociales. Por si no sabes de qué va la polémica, te recomiendo este artículo de Gabriella Campbell que lo explica muy bien y además lo amplía con argumentos y análisis muy acertados, en mi opinión.

El caso es que esta polémica me animó a lanzar al aire las dudas que tenía sobre los beneficios de la lectura. Pero en el aire no las iba a responder nadie, por lo que lo hice en el lugar más indicado para ello, en un foro de escritores (y lectores). En concreto en el grupo de Facebook de El Escritor Emprendedor, lugar de sabiduría popular y libre de impuestos.

beneficios-lectura
“Sólo puedes tener los libros que quepan en esta caja. Y no, no sirve meter un Kindle”

¿Preguntar a escritores si los beneficios de la lectura son algo real?

Lo pregunté ahí porque sabía que eso generaría discusión (en el buen sentido) para poder sacar conclusiones y despejar mis dudas. Por mi parte puede parecer un poco naif (siempre he querido usar esta palabra y aquí está por fin) el preguntar a personas que se dedican a escribir, que quieren que les lean (y a los que se supone que les gusta leer) si realmente son ciertos esos venerados beneficios de los libros. Pero, como imaginaba, hubo respuestas de todo tipo, autocrítica incluida, cosa que agradezco mucho. Es por eso que me decidí a preguntar allí y no directamente en Twitter (u otra red social), porque siempre que he recibido respuestas desde el respeto, con argumentos, documentadas y que han generado un bonito debate.

¿Está leer sobrevalorado?

Tras pensar mucho cómo abordar mis dudas sobre los beneficios de la lectura, decidí lanzar la pregunta al grupo, así sin más:

¿Creéis que leer está sobrevalorado?
Una película, un documental, una serie o una obra de teatro también entretienen, enseñan, hacen pensar.
Me da la sensación de que a veces se menosprecia estos otros formatos como si fuera el entretenimiento de las masas, para incultos o vagos. Que puede ser, no lo sé. Es verdad que los libros te piden “cierto esfuerzo” que no hacen las películas en las que “sólo” tienes que sentarte a verlas. Pero tengo la sensación de que veces hay demasiado “postureo” con la lectura y que tal vez (sólo tal vez) leer no sea para tanto. Y que si a alguien no le gusta, pues no pasa nada y ya. ¿Qué os aporta leer que no obtengáis de otro modo? ¿De verdad es para tanto?

Una gran variedad de respuestas

Hubo muchos comentarios hacia lo que planteé, en concreto 96. Y quiero dar las gracias a todos los que respondieron dando su opinión. Estas son algunas de esas respuestas:

“Sí, creo que está sobrevalorado y que se utiliza, en algunos casos, como herramienta pedante… Creo que leer requiere más esfuerzo que ver una película o una serie, pero ciertos libros son puro entretenimiento y el equivalente mental de hacerte un maratón de una de las series de moda.”

“Lo que sí pasa es que ya no vale con leer, sino que hay que leer “mucho” para no-sé-bien-qué. De ahí todos esos retos insanos de Goodreads.”

Existe el tema del postureo de “lectura” máximo de nuestros tiempos: los bookstagrammers. La gente le da al like sin leer el texto, sólo por lo bonita que sea la foto, la portada. Me pregunto si verdaderamente animan a leer, o es solo otra especie de selfie intelectual.

Como puedes ver, hubo algunos compañeros que estaban de acuerdo con la premisa planteada. Aunque sus respuestas, más que hacía la supuesta sobrevaloración de la lectura, se encaminaban hacia el “postureo”. ¿Y qué es eso? Deberías saberlo a no ser que en los últimos 10 años hayas estado viviendo en una isla desierta, y sin internet. Pero por si acaso, te copio la definición que he encontrado en Wikilengua:

El término postureo es usado especialmente en el contexto de las redes sociales y las nuevas tecnologías para expresar formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación.

Como dice la definición, este gesto se ve principalmente en las redes sociales, con todo tipo de temas. Es fácil “engañar” haciendo ver lo bonita que es tu casa, lo bien que te va con tu pareja, las vacaciones tan chulas que te estás pegando o la cantidad de libros que estás leyendo. Y eso genera cierta competición entre usuarios. Aunque sea una somera estupidez.

beneficios-leer
Parece que hay mucha gente que si no enseñan lo que están haciendo es como si no lo disfrutaran.

Que si te gusta leer y coleccionar libros en papel como hace Arantxa Rufo, hazlo y disfruta de ello. Y si lo haces sólo para aparentar, no lo hagas. Haz otra cosa, que esto no es una competición. A no ser que padezcas bibliomania, entonces lo que tienes que hacer es ir al médico porque es una enfermedad diagnosticada.

Lo que esperaba leer

Pero había otro tipo de respuestas que eran las que en el fondo yo quería leer. Las verdaderas ventajas y bondades que tiene la lectura para nosotros.

“Cuando ves una película, la información que recibes (visual, auditiva, explícita-implícita) es mucho mayor que la que se insinúa en el libro (porque para llegar al nivel de descripción que se puede otorgar en una imagen necesitaríamos de varias páginas…), lo que hace que tengamos que “trabajar” nuestra imaginación mucho menos.

“Leer deja más espacio a la imaginación. Puede que sea por ser una actividad que requiere más esfuerzo o simplemente sea cuestión del tiempo que pasas zambulléndote en la trama”.

Porque leer no solo es mirar unas letras, sino aventurarse a nuevas experiencias. Las historias que tienes escritas ante tus ojos viajan por tu subconsciente, haciendo que diseñes escenarios que nunca habías imaginado , que crees rostros de personas inventadas, sonidos e incluso los olores… Haces que tu inconsciente se despliegue sin necesidad de soñar, además de la capacidad de crear nuevas formas de sentir.

Y no hubo sólo buenos argumentos a favor de los beneficios de la lectura, también me pasaron enlaces a artículos que informaban de sus beneficios. Como este artículo que explica que según un estudio, leer alarga dos años la esperanza de vida. O este otro en el que nos cuenta los beneficios de la lectura en el desarrollo del cerebro de los niños.

Leer sí es para tanto

Tras leer todos estos argumentos, mi cabeza pudo ponerle nombre a lo que no sabía identificar. El ejercitar la imaginación dibujando en tu cabeza los lugares y las situaciones descritas por el autor. Visitar lugares lejanos y épocas pasadas.  Soñar con cosas imposibles, eliminar prejuicios, emocionarte, asumir que las cosas no pasan como esperas y seguir adelante igualmente.

Leer te da pie a conocer más a los personajes, acompañarlos en sus aventuras, emocionarte con sus victorias, llorar con ellos en sus derrotas, en definitiva, vivir otras vidas. No sé si te ha pasado, pero a menudo, tras leer una historia que he estado leyendo durante varias semanas, los ecos de sus personajes, de las escenas, de su final… resuenan en mi cabeza durante días. Es prácticamente como haber vivido una nueva vida y cuesta despedirse de todos esos personajes, pasar un duelo. Claro que leer es para tanto. Para tanto y mucho más.

Y sí, hay mucho postureo en redes sociales sobre leer y los libros, pero también sobre muchos otros temas. Pero eso no tiene nada que ver con la premisa que yo planteaba y con los beneficios de la lectura. Pero ese ya es otro análisis que yo no me siento capaz de abordar.

Termino con una frase  de George R.R. Martin que me gusta mucho, aunque no sé si es cierto que es obra del autor de Juego de Tronos. La frase dice así:

“Un lector vive mil vidas antes de morirAquel que nunca lee vive solo una.”

Gracias a Raj Eiamworakul en Unsplash por la foto de portada. Siempre quise usar a Spiderman en un post.

¿Te gustaría recibir contenido en exclusiva y las últimas novedades de la web?

Una vez al mes envío a mis suscriptores un correo electrónico con contenido exclusivo (curiosidades, noticias de la blogosfera, alguna promoción especial, etc). Y para que no te pierdas nada, también añado los enlaces a las últimas entradas publicadas. Pero no te preocupes, que no te voy a bombardear a Spam.

 

¡Apúntate a mi lista de correo!

Si te ha gustado el artículo, te invito a compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad